jueves, 30 de abril de 2015

El Barro Infestado. Especial 1º de Mayo, by Phineas Theron


Me duelen aquellos que vinieron en el agua que mojó la tierra de nuestro planeta, para amasar el barro con el que nos crearon a imagen y semejanza suya.
¡Malditos invasores! Que violaron y preñaron a nuestra querida madre naturaleza, haciéndonos hijos bastardos; destructores de sus riquezas más preciadas, con el único propósito de obtener su contenido más inútil, el oro.
Aquellos que nos arrancaron de nuestra evolución, saltando el orden natural, y convirtiéndonos en una especie alienígena, la única que trabaja; temida y odiada por todas las demás, hasta el punto de ser aborrecida por su propia madre; aquellos siguen entre nosotros, mejor dicho, los llevamos dentro.
Ellos nos obligan cada día a salir a trabajar más y más en beneficio suyo, a inculcar a nuestros hijos que hagan lo mismo porque es lo correcto. Su misión se aproxima día a día. Su objetivo: la panspermia, que seamos lo suficientemente fuertes para que los saquemos de la Tierra y los llevemos a otro Mundo donde especies, ahora felices, que se buscan el sustento diario sin otro objetivo que la vida, caerán en su red egoísta convirtiéndose en nuestros esclavos, sus esclavos.
Trabajadores del Mundo, hijos del barro infestado del virus del egoísmo de seres que no son como nosotros, despertad y negaos a cumplir su enfermizo propósito. ¡Trabajad para vivir, no viváis para trabajar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario