lunes, 21 de octubre de 2013

ACEPCIONES. Capítulo 2 --La Consciencia--

2 La Consciencia.
La Consciencia es la percepción de cualquier Deseo como propio. Véase también: el Alma (2.5).

2.1 La Conciencia.
La Conciencia es la juez de la Consciencia.

2.1.1 La Inconsciencia.
Es un estado accidental y alterado del Ser, en el que se pierde transitoria o definitivamente la Consciencia. Difiere del Sueño porque durante la Inconsciencia se pierde total o parcialmente el contacto con la Memoria almacenada y, o no se Sueña (7.1.6), o no se hace correctamente, por lo que, al recuperar la Consciencia, se corre el riesgo de de haber perdido la Identidad del propio del Ser. Amnesia ().

2.1.1.1 Inconsciencia inducida.
Es aquella a la que se llega por la interacción, voluntaria o forzada, del Ser con Materias  o Deseos Psicotrópicos (Drogas, Hipnosis, Fanatismo, …) capaz de inducir al Sueño en estado Consciente, alterando su función de tal modo que se permite a la Conciencia jugar libremente con la Memoria Real almacenada: construyendo Recuerdos () Reales () e Irreales (), generando Visiones (), que dependerán de su capacidad de Imaginación (); pudiendo, durante el proceso, quedar almacenado todo ello como Memoria Verdadera, lo que puede dar lugar a graves alteraciones del Ser como la Paranoia, la Esquizofrenia y la Locura. En este estado es el único en el que el Ser puede “soñar” que es otro Ser, pudiendo, al “despertar”, sufrir un cambio de Personalidad () irreversible.

2.1.1.2 Inconsciencia Colectiva.
Es la amplificación de los factores desencadenantes de la Inconsciencia Inducida individual, por la exposición simultánea de un Colectivo Humano (), produciendo de un modo mucho más eficaz, la alteración unánime en la percepción del Ser de varios e incluso todos los Seres Humanos expuestos; que puede desencadenar en la Paranoia y la Locura Colectivas (). Los factores Psicotrópicos que pueden inducirla son: Materiales (Drogas, necesidad extrema de Agua, Alimentos, …), o de Deseo (Religión, Política, Hipnosis Colectiva, Deporte, Familia, …).
2.1.2 La Memoria.
Corresponde al registro en el Subconsciente (2.4) de todos los Deseos cumplidos del Ser, ya sea como Sucesos Reales (6.2.1.1) o Sucesos Verdaderos (6.2.1.2).

2.1.2.1 Memoria Real.
Es el registro de los Sucesos Reales que el Ser Observa (7.1.15) de modo Consciente: acontecimientos, vivencias, observaciones, aprendizajes, sueños conscientes…; y también las observaciones del Ser de modo Inconsciente: sueños inconscientes, sensaciones,  alucinaciones, “déjà-vu”, recuerdos colectivos... que el Ser registra como Memoria Real. La Memoria Real pertenece en exclusiva al Ser.

2.1.2.2 Memoria Verdadera.
Es la Memoria del Arquitecto que, como Ser, registra todos sus Deseos cumplidos como Sucesos Verdaderos. La Memoria Verdadera pertenece al Arquitecto, pero reside como Memoria Colectiva () en todos los Seres Deseados por él.

2.1.2.3 Memoria Colectiva.
El la Memoria Verdadera distribuida entre todos los Seres. A veces, el Arquitecto permite a la Consciencia de los Seres el acceso restringido a la Memoria Colectiva para crear Recuerdos Colectivos () que permitan el desarrollo de Ideas Colectivas ().

2.1.3 Los Recuerdos.
Son la forma que adopta la Consciencia de cada Ser en cada momento.
2.1.3.1 Los Recuerdos Reales.
El Ser, de modo consciente, construye Recuerdos con los ladrillos de su Memoria Real.

2.1.3.2 Los Recuerdos Verdaderos.
Son los Recuerdos del Arquitecto.

2.2 La Inteligencia.
Es la capacidad de conseguir Felicidad de modo recurrente, sin perjudicar a nadie ni a nada. La Inteligencia pertenece a los Seres (7) que tienen la Conciencia (2.1) Sana ().

2.2.1 La Felicidad.
Es el logro mantenido de auto-aceptación, alcanzado sólo a través de la Inteligencia.

2.2.2 La Desgracia.
Es el resultado de actuar sin Inteligencia. A veces es el propio Arquitecto (-1), quien, seducido por el Enigma (9), actúa sin inteligencia y construye desgracias que afectan a los Seres (7).

2.2.3 El Bien.
Es cualquier acto inteligente realizado, obviamente, para alcanzar la Felicidad.

2.2.4 El Mal.
Es cualquier acto, que aún inteligente en apariencia, no lo es, por no observar la máxima de no perjudicar a nadie ni a nada. El Mal se produce por la Conciencia (2.1) Enferma () debida al Triunfo () del Enigma (9) sobre el Arquitecto (-1), el Silencio (9.1) sobre la Música (8.1), El Orden (6.5) sobre el Caos (6.6),…; dando como resultado un Deseo (1) permanente de Felicidad inalcanzable.

2.3 El Sexo.
Es la relación entre dos o más individu@s, destinada a inhibir mutua y transitoriamente la Consciencia y la Conciencia, para obtener un momento reversible de “Deseo de No Ser” (pequeña muerte).

2.4 El Subconsciente.
Es la Consciencia del Arquitecto residente en todos los Seres.

2.4.1 El Subconsciente Humano.
Es la Consciencia del Arquitecto residente en todos los Seres Humanos.

2.4.2 El Subconsciente Colectivo Humano.
Es la permanencia material de todos los recuerdos del Arquitecto en la Genética de los Seres Humanos. 

2.5 El Alma.
Es la Consciencia del Arquitecto Residente en el Ser Animado (7.1), que el Arquitecto permite gestionar autónomamente mientas el Ser Animado vive, convirtiéndose en su Consciencia (2), y que, cuando muere, éste debe devolver al Arquitecto. El Alma es la cosecha del Arquitecto.

2.5.1 El Alma Humana.
Es la Consciencia Humana, y es la parte de la Consciencia del Arquitecto Residente en el Ser Humano (2.5.1), que el Arquitecto cede al Ser Humano mientras vive, con el objeto de que la utilice mediante el ejercicio del Libre Albedrío (2.5.1.1). El Ser Humano la devuelve al morir, así el Arquitecto enriquece su Consciencia con experiencias ajenas libres.  

2.5.1.1 El Libre Albedrío.
El Ser Humano es Libre (1.3.1) para hacer con su Alma lo que su Conciencia (2.1) le consienta, el resultado siempre será aceptado por el Arquitecto. El Alma Humana, seguramente constituye uno de sus alimentos más preciados para construir la Armonía Universal ().

2.5.1.2 La Muerte Humana.
Es el acto en el que el Ser Humano devuelve el Alma al Arquitecto en el momento de Morir (7.1.12). El fruto de la Consciencia del Ser Humano puede ser agradable o no al Arquitecto, pero no premia ni castiga al Ser Humano por ello; pues, en cuanto éste le devuelve el Alma, ya no es un Ser Humano.

2.5.1.3 La Resurrección.
Con las Almas Humanas, el Arquitecto elabora nuevos Deseos y construye nuevas Consciencias Humanas, cuya composición le dicta su Conciencia, en el ejercicio de su propio Libre Albedrío. Cuando, a su gusto, obtiene una mala cosecha de Almas Humanas, normalmente fruto de vidas demasiado tiempo expuestas a la acción del Orden (6.5) o del Enigma (9), el Arquitecto acelera el Ciclo Vital de la Humanidad () con el objeto de disponer de Almas jóvenes menos elaboradas, que amortigüen el enrarecimiento global de la Armonía Universal () amenazada por el Orden (6.5) y el Silencio (9.1). Algo así como arreglar un vino demasiado rancio con una añada joven.

2.6 El Yo. EN REVISIÓN
Hasta hoy estaba convencido de que, para bien o para mal, yo era dueño de mi destino; ahora no lo tengo tan claro. Si alguien o algo es capaz de engañarnos hasta meternos en una trampa mortal: ¿Dónde quedan la identidad del Yo y el Libre Albedrío (2.5.1.1)?.

2.7 El Espíritu.
Es el Deseo de Ser del Alma (2.5) prevaleciente en la Nada (3); es el hueco “no destruido” que el Alma deja en la Materia cuando ésta desaparece convirtiéndose en Antimateria. El Espíritu es una anomalía en la Nada (3), que  da lugar a la No Muerte (7.1.13), y aunque carece de Consciencia (2) porque ya no es un Ser Animado (7.1), en determinadas circunstancias, el Espíritu puede aprovecharse del Deseo de Ser de la Nada, llamado Antinada (3.1) para materializarse durante un breve espacio de tiempo. Esta materialización suele ser en base a la aparición o combinación de parámetros y elementos físicos primarios, o poco consistentes: frío, calor, luz, sombra, sonido, electricidad estática, radiación, gravedad (5.3.1), antigravedad (), gases, vapor de agua…

Nota: Estoy investigando sobre la participación voluntaria del Arquitecto en este tipo de anomalías; y, si éstas, como otras aparentemente inexplicables, ocurren de modo espontáneo: como un conflicto entre el Orden (6.5) y el Caos (6.6) en la transición entre la Vida (6.7) y la Muerte (6.8), al verse el Alma sometida a algún tipo de acción traumática.

2.7.1 El Espíritu Santo.
Si el Arquitecto fuera el Padre () y el Ser Animado (7.1) el Hijo (); el Espíritu Santo sería el Deseo de Ser del Alma propia del Arquitecto No Muerto (7.1.13).

2.8 La Voluntad.
La Voluntad es el resultado del diálogo entre la Consciencia (2) y la Conciencia (2.1) escuchado por la Intuición () del Ser (7). A este diálogo le denomino Diálogo Moral ().
El idioma de la Consciencia es el del Deseo (1), el cual tiene varios dialectos: el Amor (7.3), la Amistad (7.4), el Odio (), la Pasión (), la Indiferencia (), el Triunfo (), etc… El idioma de la Conciencia es el Instinto (), éste también tiene algunos dialectos: el Maternal (), de Supervivencia (), de Entrega (), Represor (), etc...
A pesar de que la Consciencia y la Conciencia hablan idiomas diferentes, el Ser los comprende gracias a un intérprete, que es su Intuición (). La Intuición está escuchando permanentemente el Dialogo Moral, incluso sin la atención del Ser, la Intuición determina el resultado del entendimiento entre la Consciencia y la Conciencia dictando la Voluntad del Ser.

A los Seres Humanos (7.1.5), a veces, la Intuición () nos juega malas pasadas.

2.9 El Lenguaje.
Es la manifestación Consciente (2) del Deseo (1) con el objeto de compartirlo.

2.10 El Miedo.
Es la Capacidad () para percibir la amenaza del Deseo de No Ser (1.2), al enfrentarse a Deseos de Ser Divergentes (1.1.2).


No hay comentarios:

Publicar un comentario